Domingo 08 de Diciembre del 2019
 Bienvenido Invitado! (Entrar o Registrarse)
Enero 2017 - Born & Bred
Punk Rock

Publicado el 09 Enero 2017 por todopunk
Dropkick Murphys
"11 Stories of Pain and Glory"

Por fin, y después de haber tenido que esperar cuatro años de calendario desde que la Dropkick Murphys, publicase “Signed and Sealed in Blood”, la banda de Boston está de regreso con un disco titulado “11 Short Stories of Pain and Glory”, un discazo que suena la mar de directo, con la duración justa y, al menos desde que lo llevamos escuchando, no da la impresión que aglutinando los mejores ingredientes de esta banda de punkrock de influencia celta. Algo que, si te paras a pensarlo, no deja de tener su dificultad, porque, si bien, la fórmula que lleva explotando el grupo durante los últimos 20 años viene siendo la misma, el hecho de continuar ofreciendo discos que, dentro de su modus operandi, sigan pudiendo ofrecer algo de frescura, es algo digno de admirar.
Tracklist
1. The Lonesome Boatman 0%
2. Rebels With A Cause 33%
3. Blood 67%
4. Sandlot 33%
5. First Class Loser 0%
6. Paying My Way 0%
7. I Had A Hat 33%
8. Kicked To The Curb 0%
9. You´ll Never Walk Alone 67%
10. 4-15-13 0%
11. Until The Next Time 67%

En esta ocasión, Dropkick Murphys nos han recordado más que nunca a The Real McKenzies –de quienes, por cierto, se espera un nuevo álbum este mismo año, junto a Flogging Molly; el año del punkrock celta-. Y no es que en ocasiones anteriores se hayan distanciado demasiado, porque al final, todos beben un poco de las mismas fuentes; pero en esta ocasión no sabemos si, quizá, por el espíritu de himno que tienen temas como “Blood” o “Sandlot”, entre otros, o quizá por haberse centrado bastante en ahondar mucho más en el espíritu celta, Dropkick Murphys se nos han antojado más McKenzies que nunca, aunque las diferencias entre ambos grupos siguen siendo evidentes cuando te pones a compararlos cara a cara.

Así, como decíamos, la banda parece haber logrado en este álbum un espíritu más épico que, quizá, en su anterior entrega. Canciones como las ya mencionadas “Blood” o “Sandlot” son clásicos instantáneos que puedes imaginar coreando en una sala repleta de gente, sudor y cerveza. Auténticos himnos que empaquetan en casi cuatro minutos el espíritu del grupo: esa especie de melancolía que desprenden las melodías, que te transportan a otros paisajes, algo casi oculto por a contundencia y el amparo que ofrece un colchón de guitarras y coros que lo inunda todo. Pero, además, también existe mayor evidencia de un poso más cercano al rock ‘n roll, un sonido que se aleja de la distorsión más bruta del punkrock, y que ofrece mayor espacio para jugar con los matices. En este sentido, escuchar el disco con auriculares, prestando el 100% de tu atención al mismo, es una verdadera delicia. Poder descubrir la separación de los instrumentos, la aparición de una guitarra acústica por aquí, que se funde con otra guitarra con una acusada reverb por allá, mientras los coros continúan tejiendo su particular muro de voces, es realmente gratificante. Con respecto a esto, cabe destacar, si no lo has deducido ya, que la producción del disco se ha centrado, única y exclusivamente, en proporcionar una mezcla clara y limpia, donde cada elemento pueda ser percibido, huyendo del apelotonamiento que puede resultar en otros álbumes. La sensación, pues, es la de que los temas tienen, como decíamos, espacio para respirar y ofrecer detalle. Todo esto nos hace soñar con que, quizá, se pueda llegar a publicar una versión en alta resolución para audiófilos, donde el nivel de compresión sea todavía menor, pero ese es otro asunto…

Así que no, los Dropkick Murphys no reinventan nada, pero ofrecen un nivel de matiz que, a nosotros, sí se nos ha antojado sensiblemente distinto a anteriores entregas. El resultado es uno de los discos más contundentes, melódicos y compactos de los últimos años de su carrera. Un álbum que se te pega desde la primera escucha, que te llama para ser reescuchado una y otra vez, que guarda estribillos como el de “Paying My Way”, y que ofrece la dosis exacta de punk celta; tal es así que, incluso, se hace corto. Así que hacemos una valoración de todas estas reflexiones que hemos hecho en voz alta, uno llega a la conclusión de que, si la banda logra publicar discos como los que ha venido publicando, al menos, en sus tres últimas entregas, ¿qué necesidad tienen de alejarse de lo que hacen? Efectivamente, ninguna. Y que la racha siga por muchos años más.

Nota: 8.5
Usuarios (3): 7.1 (Valorar)


 (Visto: 911 | Comentarios: 6 | Ver Perfil de Dropkick Murphys)
  • Compartir:
  • Facebook
  • Tuenti
  • Twitter
  • Myspace
  • email
 (Notificar respuesta) caracteres disponibles


DISCOS RELACIONADOS
Flogging Molly - Drunken Lullabies
Flogging Molly
The Real McKenzies - Rats In The Burlap
The Real McKenzi..
The Real McKenzies - Westwinds
The Real McKenzi..
Drink Hunters - Lurking Behind The Woods
Drink Hunters
Gogol Bordello - Pura Vida Conspiracy
Gogol Bordello
Murder The Stout - Murder The Stout
Murder The Stout
DISCOS MISMA DISCOGRÁFICA
Dropkick Murphys - Signed and Sealed in Blood
Dropkick Murphys
Dropkick Murphys - Going Out In Style
Dropkick Murphys
   
 
rockzonefat wreck chordsrude recordzHopeless recordseffervescence recordscap-Cap productionshfmn crewabsolutepunkpunknewsHassle Records
 
Copyright © 2003-2019 todopunk.com  Todos los Derechos reservados  Condiciones de Uso  Faq  Contacto


  6 Visitantes: 0 Usuarios () || 6 Invitados