Viernes 15 de Noviembre del 2019
 Bienvenido Invitado! (Entrar o Registrarse)
Mayo 2012 - SideOneDummy

Publicado el 30 Junio 2012 por todopunk
Varios Artistas
"No Room For Rockstars"

Puede haber gente que, al pensar en el Warped Tour, tenga en mente algo parecido a una mega-gira donde los grupos disfrutan de todo tipo de lujos y comodidades a lo largo de las aproximadamente 52 paradas que hace el festival por los Estados Unidos durante los meses de verano. Y lo cierto, especialmente después de haber visto el presente documental, es que es muy probable que no haya nada más lejos de la realidad que esa especie de imagen de caravana lujosa ambulante que puedan tener algunos. No obstante, también es cierto que ese aspecto circense sí que está presente, en tanto en cuanto el Warped Tour es casi como una representación que te aleja de la realidad (tanto a espectadores como a bandas) en cuanto entras en el recinto a disfrutar de los conciertos, pero el lujo queda muy lejos, al menos para el 99% de bandas que suele formar el cartel tipo del festival.

Así pues, mientras que los orígenes del Warped arraigan en la escena punkrock de los años 90, “No Room For Rockstars” nos muestra un festival que, si bien mantiene la esencia punkrockera de sus inicios, ha ido abriéndose (y adaptándose a las modas, todo sea dicho) a nuevos y diferentes estilos, lo cual genera, en ocasiones, momentos de lo más curiosos. Así, en un mismo día puedes estar viendo a una banda legendaria del punkrock, como puedan ser Pennywise o Bad Religion, y dos o tres actuaciones más tarde, o en un escenario paralelo, puedes ir a ver la actuación de un tipo como Mike Posner, uno de los últimos pelotazos del pop a nivel internacional. ¿Curioso, verdad?...

También, del mismo modo que se observan estas enormes diferencias en estilo, es posible darse cuenta de las diferencias económicas y planteamiento de algunos de estos artistas, que en ocasiones llegan a compartir autobús para intentar ahorrar dinero durante la gira (el caso de Mike Posner, Fake Problems y Anarbor). De este modo, y en esta línea, el documental expone de forma muy clara cómo cada uno vive el festival de la forma que puede o que sus medios se lo permiten, movidos por muy diversos intereses y motivaciones. Desde el aficionado a la música que lo concibe como una muy buena oportunidad para ir a ver a un enorme elenco de bandas por un precio ridículo, pasando por las bandas que cuentan con más presupuesto y gozan de una infraestructura notablemente más cara, hasta ir a parar a aquellos que persiguen (literalmente) un sueño, como es el caso de Forever Came Calling, que anduvieron detrás de la caravana del Warped Tour durante la edición 2010 buscando esa oportunidad que tantos anhelan, sin apenas un céntimo con el que pagar el siguiente repostaje de gasolina y sin saber si quiera si la furgoneta va a poder aguantarles un día más, subsistiendo a base de sus escasas ventas de discos en las colas de todas y cada una de las entradas durante todo el festival. Llama la atención también la comparación entre los artistas que, de golpe y porrazo, obtienen todo el apoyo de grandes compañías, en contraste con esas bandas que, pese a llevar años dando palos por el mundo a golpe de riñón y esfuerzo personal, sin el apoyo de nadie, y pese a haber tocado en festivales y eventos de renombre, siguen sin obtener ese apoyo que otros han obtenido con un tercio del esfuerzo.

Es como las dos caras de una misma moneda en la que todo el mundo es partícipe: no habría grandes bandas si no fuese por la gente que asiste, no habría público si no fuese por esas bandas, tampoco habría grupos pequeños si no fuese porque hay suficientes bandas grandes que hagan sostenible económicamente semejante infraestructura, y nada de ello sería posible si no estuvieran presentes los centenares de operarios que día tras día trabajan de lo lindo para montar y desmontar una especie de mini-ciudad en menos de 24 horas. Cada pieza del engranaje es imprescindible para otras, y todas se mueven en una misma dirección. Ése, y no otro, es el secreto del Warped Tour: la unidad, pese a todo.

Por otro lado, cabe destacar el hecho de que el documental no es un mero expositor del Warped. No se limita a alabar, adular e idolatrar al festival ni a sus creadores. Así pues, el director de la película, encuentra espacio para capturar algunas interesantes confesiones que, quizá, nos enseñan que las cosas no son tan bonitas como puedan parecer. El propio Mike Posner demuestra su decepción al encontrarse tocando ante grupos de 200 personas, mientras que la semana anterior al festival había tocado ante millares (también demuestra que quizá, no sabía en qué aguas se estaba adentrando ni a qué público podría encontrarse). O la confesión de Christofer Drew, vocalista de la banda Never Shout Never, que admite no tener intención de volver a participar en una edición del Warped Tour debido al desencanto vivido durante su participación en el mismo, llegando a insinuar que no volverá a tocar en el Warped Toura no ser que Kevin Lyman (director del mismo) cambie su visión y modelo de negocio del festival, que es tildado por Drew de consumista y de tratar como a máquinas de consumir al público asistente, como si en realidad, cualquier propósito de difundir música fuese una casualidad, primando por encima de todo los intereses comerciales (algo que, en cierto modo, es verdad).

Así que, a modo de resumen, podríamos decir que “No Room For Rockstars” nos muestra el lado más humano de un festival itinerante que se ha convertido en un referente mundial para fans de una variedad de estilos musicales bastante amplia y que, por ende, ha acabado reconciliando a los seguidores de una cantidad de estilos cada vez más amplia, que pasa por el punkpop, pop, hardcore, emo, metalcore, o cualquier otra etiqueta que puedas imaginar. Es cierto que, en casos como este y como dice el refranero popular, “nunca llueve a gusto de todos”. Las cosas siempre están lejos de ser perfectas o de contentar a todo el mundo, pero también hay que saber entender cómo es el mundo en que vivimos y cómo, a veces, hay que hacer las cosas para poder seguir (sencillamente) subsistiendo. Lo importante, al final, es que aquí no hay sitio para los que van de rockstars, y eso es, probablemente, el punto fuerte de todo esto.

Sin duda, y aunque no se trate de un documental revelador, sí que resulta interesante visionarlo, especialmente por el modo en que su director, Parrys Patton, ha conseguido describir un evento de la magnitud del Warped Tour desde, al menos, 4 puntos de vista radicalmente diferentes.

Nota: 7.5
 usuarios: XX (Valorar)

 (Visto: 1548 | Comentarios: 3 | Ver Perfil de Varios Artistas)
  • Compartir:
  • Facebook
  • Tuenti
  • Twitter
  • Myspace
  • email
 (Notificar respuesta) caracteres disponibles


DISCOS RELACIONADOS
Varios Artistas - Man Overboard - Senses Fail (Split)
Varios Artistas
Varios Artistas - The Songs Of Tony Sly: A Tribute
Varios Artistas
Varios Artistas - Sound City: Real To Reel
Varios Artistas
Varios Artistas - Take action vol. 9
Varios Artistas
Varios Artistas - Take Action! Vol. 7
Varios Artistas
Varios Artistas - Pop Punks Not Dead
Varios Artistas
Varios Artistas - The Eastpak Antidote Tour Compilation 2005
Varios Artistas
Varios Artistas - Halloween Hootenanny
Varios Artistas
DVDS MISMA DISCOGRÁFICA
Flogging Molly - Live At The Greek Theatre
Flogging Molly
Gogol Bordello - Live From Axis Mundi
Gogol Bordello
Flogging Molly - Whiskey On A Sunday
Flogging Molly
The Casualties - Can`t Stop Us
The Casualties
   
 
rockzonefat wreck chordsrude recordzHopeless recordseffervescence recordscap-Cap productionshfmn crewabsolutepunkpunknewsHassle Records
 
Copyright © 2003-2019 todopunk.com  Todos los Derechos reservados  Condiciones de Uso  Faq  Contacto


  5 Visitantes: 0 Usuarios () || 5 Invitados