Miercoles 20 de Noviembre del 2019
 Bienvenido Invitado! (Entrar o Registrarse)
Entrevista a Discos Castelló el 31 de Marzo del 2015
El sector de la venta de música al detalle en formato físico, bien podria sugerirnos dos imágenes básicas: por un lado, la de santuario -esa que ofrecen las tiendas como lugar de peregrinación de aquellos que van a rastrear y dejarse aconsejar-; y, por otro lado, esa imagen de eterno luchador por seguir adelante y mantener un modelo de consumo –y, por que no decirlo, negocio- que va más allá de lo meramente económico. Es probable que los sectores más jóvenes vean en ellas, en las tiendas de discos, lugares del pasado. Algo que, en medio de la era digital, de Internet 2.0 –o 4.0, hemos perdido ya la cuenta- y el streaming más comercial, tenga un aspecto más romántico que otra cosa. Craso error, si se nos permite la opinión, porque para nuestra alegria, aún es posible visitar estas tiendas y encontrarse, al fin y al cabo, en otro lugar donde poner en común la pasión por la música. Un lugar en el que compartir opinión y aprender. Desde Todopunk queremos aproximarnos a este sector, que también forma parte del mundo que nos apasiona, para conocer más de cerca el día a día de una tienda de discos. En este caso, de la mano de Jordi, gerente del local de Discos Castelló en la Calle Tallers, número 7, de Barcelona.
1-¿Reinventándonos? Eso me ha gustado.
Sí, bueno, es que hoy si no te reinventas...todos los que no se reinventaron en su día están cerrados hoy.
2-Cierto... hagamos un poco de historia, pues. Abristeis en 1928. ¿Qué relación tienes con la empresa? ¿Es una empresa familiar?
Yo llevo aquí desde el 97, pero los propietarios son la tercera generación. Son los nietos de la persona que abrió la tienda en el “portalito” en el 28.
3-Entonces, ¿Puedes darnos unas líneas de la historia de Discos Castelló?
Bueno, empezó el tema en un portalito, aquí, en la calle Tallers, importando vinilos de Andorra, de Francia, de donde fuera. Eso fue generando una expectativa, un mundillo donde la gente encontraba el material que no encontraba en otro sitio ni en su propio barrio. La cosa se fue ampliando y nos mudamos aquí al número 7, y hasta ahora. La cosa ha ido subiendo y bajando, los formatos han ido cambiando...¡Hoy más que nunca! Y aquí seguimos.
4-Hablando de esos ciclos, seguramente muchos de nuestros lectores conocieron la oferta de producto musical en físico como un sector en crisis permanente. ¿Ha sido, en algún momento, un modelo de éxito económico?
Los que ahora compran música y son jóvenes, o no se acordarán o directamente ni estaban. Recuerdo los finales de los 80, cuando apareció el CD y subsistía al lado del vinilo y del cassette, estaban los tres formatos bien vivos. Subsistían los tres y a “full” de salud. Hubo un “boom” tremendo a finales de los 80 y principios de los 90 en que en cada barrio había una tienda de música. Era una manera de asegurarte de abrir la persiana y que tendrías gente. Aparte coincidió con una explosión musical muy concreta, el principio de los 90 con el grunge, Guns ´n Roses, Metallica, Nirvana...
5-Y el indie-pop aquí en España, ¿no?
Exacto, hubo una explosión musical por varios sitios. Era un “boom”. Abrir una tienda de música te aseguraba que, desde el minuto uno, ibas a tener la tienda llena de gente. A la gente le encantaba ir los sábados a comprarse música, a por su cassette, su vinilo su CD...¡Había gente que compraba los tres formatos de un mismo disco! Era algo tremendo. Todavía no había internet, no existía ese tipo de cosas, no existían las crisis económicas (risas).
6-Existía la doble pletina, Jordi.
Existía la doble pletina, con el típico colega que se curraba los logos en los lomos de los cassettes y tal, pero siempre tenías aquello de “ostia, yo quiero tenerlo original”. Había ese tipo de cosas, pero bueno. Internet fue creciendo, la crisis económica fue creciendo, formatos de música fueron muriendo poco a poco aunque alguno ha resucitado, pero bueno. Aquí andamos todavía.
7-Yo recuerdo mis primeros discos comprados, los cuales venían con la paga de los padres. Pero también recuerdo venir a pasar los discos con los dedos, simplemente, para ver qué había. De ahí desprendo que, Discos Castelló, aparte de empresa, es un vecino. ¿Cómo describirías Discos Castelló como vecino?
Hombre, yo me acuerdo que cuando aún no trabajaba aquí e iba al instituto, cada sábado por la mañana quedaba a las diez en el metro para venirnos a Tallers. Hacerte la ruta. Hacerte la ruta suponía venir a Castelló, al de arriba, al de abajo, pasarte por el Revolver , Discos Jesús, el Baladas... suponía hacerse toda la ruta. Quemar la paga que te acababan de dar de dos mil pelas y en estirarla a ver si encontrabas algo en liquidación, ese tipo de cosas, volverte en el metro y abrirlo, quitarle los precintos...y esa misma tarde, quedar en casa de tu colega para empaparse el disco. Formaba todo parte de un ritual, esperar al sábado por la mañana para coger el metro y venirte al centro a ver qué discos o a ver qué cintas pescabas a precio de risa.

Yo creo que es una cosa que se está volviendo a recuperar y que poco a poco la gente está volviendo a hacer. Vuelve un poquito esa rutina. De sábado al mediodía, a ver si hace buen tiempo, acercarme al centro a ver si pillo algún vinilo que hace tiempo que busco y tal...eso está volviendo un poquito.
8-Tallers es un poco un mundo aparte de Les Rambles, con un tránsito peatonal más agradable y ligero, y complementa ese ritual.
Forma parte de ese ritual, y el más espabilado se llevaba el disco al mejor precio.
9-Aparte, y lo digo por experiencia porque he pasado por varios estilos, siempre habéis tenido la novedad que tocaba, fuera del grupo que fuera. ¿Cómo hacéis para tener “cien oídos”?
Hombre, es que el feed-back que hay aquí es bestial. Aquí, tres semanas antes de que salga un disco ya te están preguntando, dando la brasa -en el buen sentido- de a ver cuándo sale. O sea aquí cuando viene el comercial a hacernos el pedido ya tenemos las orejas calientes.
10-Entonces el comercial viene con un catálogo...
El comercial viene diez o doce días antes a hacer el pre-pedido, pero igual te están dando la brasa con ese lanzamiento de hace dos meses (risas). Algo útil para calcular la demanda de ese disco. Ahora tienes, además, el feed-back de internet, ves que se mueve más una banda que otra... sellos pequeñitos vienen, también, directamente a ti. Un New Found Glory, por ejemplo, no lo tienen en El Corte Inglés ni lo van a tener. Esos sellos pequeñitos trabajan directamente con tienda especializada. Ahí teníamos una ventaja, claro.
11-El concepto de comercio de proximidad y que el cliente haga de productor...
Claro, porque en un El Corte Inglés o un FNAC son pedidos centralizados. El señor que hace un pedido, imagino, es un señor que está en un despacho y no pisa una tienda en muchos años. Nosotros hacemos el pedido desde abajo. Eso te hace saber directamente, cuando ves una referencia, por dónde van los tiros. Si has de pedir unos cuantos o con un par ya haces.
12-¿Cuántos intermediarios hay antes de que llegue un producto al lineal?
Bueno, depende mucho de la referencia.
13-Pongamos como ejemplo la música americana.
La música americana puede ser de importación o ser distribuida aquí. Desde que sale el disco hay un sello origen, después un distribuidor aquí, que te lo presenta y tú lo compras. A medida que han desaparecido los mayoristas discográficos, han ido desapareciendo los intermediarios. Ahora no hay demasiados. Es directamente el sello origen o el distribuidor quien viene te hace el pre-predido y te envía el material. Si no está distribuido aquí, lo pides a un mayorista externo. Pero al desaparecer los grandes, como Disclub... antes había unos grandes mayoristas que centralizaban el pedido. Ahora no, ahora haces el pedido directamente a cada sello. Que también está mejor.
14-Puede parecer más faena, pero...
Es más faena, pero te permite afinar más el tiro. El mayorista tendrá prisa por tener el mismo día a Pablo Alborán, pero no tendrá tanta para tener el último de... ¿Yo qué sé? Napalm Death (risas).
15-Hasta aquí desprendo que no sois distribuidores en caliente, de “toma tu disco, cobro, hasta luego”. ¿Salen las charlas musicales aquí?
Nosotros somos los primeros fans. Nos alejamos un poco de eso de “busca en el tercer pasillo y busca por la F”. Nosotros no. Cuando más disfrutamos es cuando vienen chavales y preguntan por un grupo tal, te dicen “oye, quiero meterme en este rollo, recomiéndame discos”. Entonces es ahí donde más disfrutas. Cuando le das discos que tú has crecido con ellos y sabes que ese chaval, cuando llegue a casa, va a flipar. O cuando llegas y ves que ese chaval ha encontrado el disco que andaba buscando y pega unos botes de la hostia. Yo soy el primero que, cuando encuentra un lote de segunda mano, o un vinilo que necesito, ¡Va para mi cajón! Forma parte del trabajo. Si te lo tomas fríamente, es imposible.
16-Siempre es mejor acompañar al cliente, pero esa descripción que haces va más allá...
Somos los primeros que, cuando abrimos una caja con algo de importación, nos sentimos como si fuera un regalo de reyes... somos los primeros en sentirnos así. A ver que ha entrado, a ver que ha entrado... si pierdes esa pasión este trabajo es imposible.
17-El art-work vende muchos discos, ¿eh?
Sí sí, aquí oímos “ostia, a ver qué portada le han metido”, aunque con internet se ha perdido mucho eso. Ves la portada tres meses antes. Pero antes sí, antes no sabías ni la portada del disco hasta el día que llegaba.
18-Si era digipack, si era...
Sí sí, a ver cómo es, a ver qué portada le han puesto. Trabajar como si vendieras sofás no, no podría, es imposible.
19-No nos compete saber cómo va Discos Castelló, dices que disfrutáis, que estáis bien... pero no puedo evitar el pensar que el sector de ventas de discos ha sido engullido por la crisis del sector y, aparte, la crisis global. El colmo de los colmos.
Creo que llevamos en crisis más tiempo que nadie. Desde finales de los 90, que empezó a salir internet. Yo siempre digo a todo el mundo lo mismo: A nosotros, la crisis por lo de internet nos afecta “relativamente”. Porque el público que se dedica a bajar discografías completas, de quien sea, de Bisbal, de U2, ¿yo qué sé?... No es, potencialmente, nuestro público. Puede haber una parte, pero no lo es. Siempre digo que nos afecta muchísimo más la crisis global económica que la crisis de internet. Por el tipo de material que vendemos, y el tipo de público que tenemos. Si ese cliente que entra por la puerta tuviera 30 euros para gastarse, sale con los 30 euros gastados. El problema es que no entra con 30, entra con ocho euros.
20-Has dicho que el efecto “querer ese disco en mi habitación” es vuestro target. Es también una filosofía, ese coleccionismo.
Exacto. En la época boyante, de la Paloma San Basilio vendíamos unas cuantas (risas). Pero con el tiempo ese gran público se fue a las grandes superficies, y nosotros nos fuimos especializando en otro tipo de cosas.
21-En una rama más técnica, ¿Cómo se tiene poca cantidad de cada referencia sin que se dispare el precio?
Sí, nosotros tenemos poco de muchos artistas. Poco de muchos artistas antes que mucho de pocos artistas. Yo siempre he odiado ir a, y no diré los nombres, tal sitio, y ver que tienes un departamento inmenso de determinada banda, yo que sé, de Kiss o Napalm Death, y ves que tienen siete cubetas. Vas a mirar y resulta que son dos referencias repetidas veintitrés veces. Eso es odioso, el taco de medio metro. Los han colocado, y punto. Yo prefiero tener uno de cada, pero la discografía completa.
22-De hecho, estamos haciendo esta entrevista en el almacén de la tienda y damos fé de que hay poco producto.
Prefiero tenerlo todo abajo a la venta, desde luego.
23-¿Pero esta manera lleva a que suba el coste? Porque se entiende que tener mucho baja el precio: Compras cien y te sale la unidad más barata.
No, porque al fin y al cabo se trata de comprar las mismas referencias. O sea, si la misma semana, salen treinta novedades de punk y metal, ahora que estamos con el tema, y entre ellos sale, por ejemplo, unos Aerosmith, metes algunos más de esos y haces el cupo. Hay gente que colocaría, para hacer los cien, noventa Aerosmith y diez cosas de otras bandas. Yo prefiero pedir diez Aerosmith pero tener noventa referencias variadas de otras bandas. O sea pedir la misma cantidad pero con más variedad. Porque esa semana te salga un Iron Maiden o un The Cure no puedes decirle al tío que viene a por un 36 Crazyfist que no lo tienes. ¿Sabes qué te quiero decir? Al tío que viene a por un Crowdfinger (ndr: No queda claro si el nombre se escribe así) no puedes decirle “mira, no tío... pero tengo 94 Aerosmith”. Al menos tengo un Crowdfinger para ti. Más variedad antes que tener una barbaridad de una cosa mainstream.
24-¿Depende un poco de que un sello tenga muchas referencias?
Bueno, es cierto que determinada distribuidora puede presionarte para tener tanto de un título. Pero con este tema pueden presionar a otros, nosotros estamos un poco de vuelta de esto, ya.
25-Las discográficas, a mi entender, no son muy populares. O tienen pinta de estar por lo estrictamente mercantilista, o tienen pinta de que unas pocas controlan a todas. ¿Quieres romper una lanza en favor de ellas o...?
Bueno, las multis siempre han sido las multis. Van a lo que van. Si saben que con determinada cosa no van a mover un mínimo de quinientos mil, ni siquiera se molestan en editarlo aquí. O sea...se dejan de editar muchos títulos aquí porque no están seguras de mover unos mínimos. Lo que pasa es que hay determinados sellos independientes que, la verdad, sí se están preocupando de editar ciertas ediciones para tiendas especializadas, incluso ediciones en vinilo exclusivas para tienda especializada...realmente se lo están currando muy bien. Las multis son las multis y van a lo que van, si ven que van a vender un Antonio Orozco no les expliques que va a salir un...yo qué sé (risas). Ellas están en ese momento de vender ese disco. Ha sido así siempre y no va a cambiar.
26-Hablemos de Castelló Collectors. ¿Cómo funciona el proveerse de ediciones especiales, de coleccionista, etc?
Las ediciones limitadas son una lotería. Pueden presentártela, pedir veinticinco y ver que llegan tres.
27-Tenía entendido eso, que van por sorteo. Me preguntaba si esta política de “no tener tantos Iron Maiden” os perjudica a la hora de adjudicaros ediciones limitadas por parte de las distribuidoras.
Prefiero quedarme sin determinada cosa antes que chuparme otras. Nos ha pasado aquello de pedir una edición limitada, llegar la factura con un “no disponible”, darnos una vuelta por ahí y ver que otros negocios tienen un lineal a reventar de ese título. Ellos sabrán. A cada uno, su camino. Recuerdo una edición doble y limitada de Linkin´ Park que acabó integramente en El Corte Inglés.
28-Explícanos un poco en qué consiste entonces.
Es nuestra línea de venta por internet, orientada al coleccionismo. Desde material de segunda mano que nos llega en perfecto estado hasta bundles de ediciones limitadas, cajas especiales, metemos algún vinilo de segunda mano... material de ese perfil, que ya no puedes pedir a un catálogo. Es una cuenta que hemos abierto en Ebay para, también, quitarnos producto de la tienda. Si se vende en la tienda la damos de baja en internet, y ya está.
29-Vale, es un portal en internet. Pensaba que era otra tienda...
Exacto, es una facción que hemos abierto con una cuenta especial para venta de material por internet. Nos encontrábamos con mucha gente que viene de paso y nos dice que es de Sevilla o La Coruña, por ejemplo, diciéndonos que si nos entrara algún material especial de esta banda cómo podrían tener acceso desde su territorio. Una edición especial de tal grupo, lo cuelgas en internet y ya está, accesible a todos.
30-Vende más el fetichismo que la venta en caliente, vamos.
Sí sí, eso de abrir la persiana y tener veinticinco personas esperando tal lanzamiento ha pasado a la historia, también te lo digo. Pasó a la historia. Recuerdo subir la persiana con treinta o cuarenta tíos haciendo cola esperando a ver si me había llegado ya el Load de Metallica. Eso ya no pasa.
El fetichismo vende más, sí. Gente que colecciona todas las ediciones de un título, un disco en verde, rojo y azul...bueno, oye, ¡Cada uno se lo gasta en lo que le gusta! Hay quien no fuma ni bebe y se lo gasta en música.
31-A la que se tienen esos veinte euros apetece gastárselos en un disco.
Sí, y aparte, si buscas bien ediciones de segunda mano o ediciones medias, con veinte euros puedes llevarte, en lugar de un disco, tres. Si te mueves bien, tres o cuatro y buenos.
32-¿Siempre habéis distribuido, también, el merchandising?
Desde principio de los 2000. Me pongo en la piel de esta gente que quiere la camiseta de determinadas bandas y... ¿dónde vas a buscarlas? Aunque hoy se ve que hasta las líneas más grandes de ropa tienen camisetas de cuatro títulos muy concretos. Ahora: para una camiseta de Kreator o Rob Zombie no vayas al H&M, que no lo van a tener. Siempre intentas traer merchandising guapo, de determinadas bandas, y la gente sabe que si pasa por Tallers encontrará cosas guapes. El merchandising cada vez tira más.
33-Es complementario, aunque incluso a las bandas a veces se les escucha decir que el merchandising les salva.
Exacto, pero aparte es una cosa que al fan le gusta ver. Aparte del disco, agradecen ver que has traído esta taza, esta camiseta... crea un poco de acercamiento en la tienda.
34-Sí, quizá la clave de Discos Castelló es ese acercamiento, la tienda es orgánica, es social.
Exacto. Si te fijas, aquí es como si tuvieras un museo. Cuadros de vinilos, instrumentos colgados, carteles de conciertos antiguos... esto tiene que tener un rollo así, como vintage (risas). Nosotros no hemos dejado nunca de ser vintage.
35-¿Te sientes más un representante de las bandas o de los sellos?
No, de los sellos no. Yo sé que cuando venda un disco de death muy antiguo, le llegará un sobre a la madre del artista dentro de tres meses. Piensas que, coño, ese disco no se ha creado de la nada. Hemos de ser conscientes que alomejor ese artista ha dedicado dos años a sacar ese disco, estrujándose los sesos, para ofrecértelo.
36-Y también ha invertido una pasta.
Exacto. Hasta que la gente no se compra una guitarra no sabe lo que cuesta, ¿sabes? Y pillarte un local, tal. Superar el “todo gratis”. Yo también tuve en su día un ordenador con el Emule y tuve esa ansia compulsiva de bajarme discografías enteras y series enteras. Que por cierto, están criando polvo porque no tienes tiempo de verlas. La gente debe ser consciente de ello, que si estás comprando un disco estás pagando el trabajo de un artista que ha gastado pasta en sus amplis, en su productor, y tal. Y, si no, que se meta. Que se meta y me diga si es tan fácil. Ampli, local, sello... no es tan fácil. Es que es normal que ese artista quiera recuperarlo por algún lado. Si no, dejará de ofrecer discos.
37-Durante la entrevista ha estado muy presente internet. ¿Cómo recibísteis Napster y Emule?
Bueno, el Napster era un poco más especializado. Lo petó mucho fuera, a nivel de aquí... tampoco recuerdo mucha gente que lo conociera y lo usara. Aquí aún no había tarifa plana de internet. Emule sí llegó en una época posterior, con más ordenadores en cada casa, tarifa plana, y cada uno con su torre bajando discografías completas, con esa gula de llenar los discos vírgenes de material.
38-¿Y un fantasma? ¿Se asomó por aquí una amenaza invisible aquellos días?
No. Notamos más Emule, sobre todo al principio. Yo caí en las redes de Emule pero en poco tiempo me dí cuenta de que estaba haciendo el idiota. ¿Sabes? ¿Para qué me voy a bajar 94 discos de golpe? ¡No los oiré en mi puta vida! Prefiero comprarme eun vinilo de hot fuzz y quemarlo. ¿Sabes lo que te quiero decir? Es la gula, el ansía de decir “lo tengo, lo tengo”. Vale, pero ¿lo escuchas?
39-Entonces castelló “vende” ese ritual de pararse una hora, esuchar el álbum completo.
Y pararse en el autobús, sacar el plástico. La música es un ritual, sales de casa buscando determinada cosa, la buscas, la encuentras, autobús, metro, la abres, llegas a casa... todo es un ritual desde el principio. Estamos en medio de ese ritual y estamos muy orgullosos de estarlo. Apretar un intro, descargarte toda una discografía, siete mil cuatrocientos treinta temas, para simplemente decir que los tienes comiendo con un colega sin saber decir si has oído tal...
40-¡Sí! La canción cuatro del tercer disco, sin nombre alguno.
Exacto. Y no sé si compensa. Porque te guste una canción bajarte de golpe todo... Me gusta The Trooper, pues voy a bajarme treinta y cuatro discos de Iron Maiden. Pues vale. No vale la pena, creo que gastas más en ADSL, en luz, en tiempo.
41-Sobre todo eso, tiempo.
¡Acabarás pagando ocho pavos para llevarte el Piece of Mind y disfrutarlo entero en tu casa!
42-Dedicarle tu tiempo a un álbum completo.
Exacto, a la canción, a todo. Cuando alguien crea un álbum, aunque supongo que habrá de todo, es una obra del tema uno hasta el doce. Has de pararte a escuchar todos los temas. Yo siempre supongo que no se han esforzado en hacer un tema y decir “venga, vamos a hacer once más para llenar”. Me gustan los álbumes que puedas aprovechar la uno, la tres, la siete y la nueve. Álbumes de cabo a rabo a los que dedicarles la misma atención en su integridad, a todos los temas.
43-Recuerdo la época de mochila con el disc-man, venir a Castelló, comprarme un disco, llevarlo ahí...
...Mirar el libreto con un diccionario al lado, y a ver lo que dice (risas). Creo que todos los que hemos pasado por ese ritual sabemos de qué estamos hablando.
44-¿Por dónde te mueves más, Jordi? ¿Qué es lo que más te gusta?
No soy nada ecléctico. Solo me gusta una cosa, lo que pasa es que tengo la grandísima suerte de tener el oído para saber que, dentro de los estilos que no me gustan, qué disco es bueno o no lo es. Tengo ese, entre comillas, pequeño don. Solo escucho hard rock, metal para arriba. Desde The Kiss a los Death. Metal desde abajo hasta arriba del todo. Si en mi casa tengo trescientos CD los trescientos son de eso.

Ahora bien, sé distinguir un buen disco de jazz, de flamenco, de blues, de soul, de lo que sea.
45-No soy nada ecléctico. Solo me gusta una cosa, lo que pasa es que tengo la grandísima suerte de tener el oído para saber que, dentro de los estilos que no me gustan, qué disco es bueno o no lo es. Tengo ese, entre comillas, pequeño don. Solo escucho hard rock, metal para arriba. Desde The Kiss a los Death. Metal desde abajo hasta arriba del todo. Si en mi casa tengo trescientos CD los trescientos son de eso. Ahora bien, sé distinguir un buen disco de jazz, de flamenco, de blues, de soul, de lo que sea.
Clásica es lo único que yo no toco. Lo lleva un compañero especialista. Todos los demás estilos los llevo yo.
46-Teneis mucho sentido musical y lleváis de primera mano la selección de catálogo, como has dicho antes.
Sí, pero añadiendo que sabré pedir los cinco discos buenos de Camarón, por ejemplo. Sabré decir qué producción hay, qué han mejorado, etc. Aparte de mis gustos, yo sabré distinguir qué determinado disco es mejor, qué es lo bueno, lo regular y lo malo. No soy un integrista del metal ni mucho menos. Puede pedirme cinco discos de jazz de cinco instrumentos diferentes y te venderé cinco buenos discos de jazz de cinco instrumentos diferentes. Están escuchados, ¿eh? Son muchas horas aquí escuchando música.
47-Con la figura de los chavales que simplemente vienen a pasar los discos a ver qué hay.
Sí, y los chavales que los sábados por la tarde vienen a ver qué novedad de un grupo hay.
48-¿Cómo ves esas nuevas generaciones?
A la gente que critica a los niños y niñas que les gustan determinados grupos como Avenged Sevenfold, pues aunque yo no tenga esos discos en casa, es mejor que escuchen eso que Bustamante. Lo tenemos que asumir. Están oyendo discos de gente que toca. Te puede gustar menos, puede estar pre-fabricada comercialmente, con determinados estándar de “guapura” , de tatus o lo que sea. Que si mi hijo escucha los Linkin´ Park lo prefiero a que escuche el Area Concord o el Chasis. De aquí a Lima. ¡Ya tendrá tiempo de descubrir a Black Sabbath! Si no, ya me encargaré yo (risas). Es normal que esos chavales sean impresionabes ante cinco guapetes tatuados tocando cuatro power-chords. Es normal, todos hemos sido “teenagers”. Pero si esto sirve para que más adelante chafardeen el disco de sus padres y digan “ostia, volumen IV de Black Sabbath, voy a probar”. Si se mete ahí, es positivo.
49-Pero se mete, ¿dónde?
En el rock, o sea, un modelo de rock antes que en un modelo claramente pre-fabricado.
50-Supera un muro. Un muro pre-fabricado de grandes sellos.
Todo es respetable, pero si me das a elegir, sé que tiene más recorrido un cliente que ahora mismo me está pidiendo a Rob Zombie o Bullet for my Valentine que el que me está pidiendo a Antonio Orozco. Después se puede meter en los Metallica o los Iron Maiden y aquí tiene su sitio como vecino, por decirlo de algún modo. A través de eso. Yo también empezé con los Helloween, que ahora no es mi banda favorita, pero has de entrar por algo.
51-El propio Hybrid Theory de Linkin Park fue un ejemplo bestia.
Exacto, has entrado por Linkin Park y sales por vinilos de Black Sabbath. Entrar por Marta Sánchez, pues...
52-Cambiando de tercio, es evidente que, por la música en directo, como el Primavera Sound aquí en Barcelona, que la clientela extrangera puede ser incluso mayoritaria. Aquí, al lado de las Ramblas, ¿Tenéis clientes extrangeros?
Lo del Primavera Sound es una locura total. Hordas de británicos, buscando vinilos casi todos, 90% de bandas indies, ese perfil.
53-¿Hacéis el agosto con el Primavera Sound?
Ehm...no sé si el agosto pero sí un chute de ventas fuertes. Lógicamente porque un vinilo vale lo que vale y una novedad va de veinte euros para arriba. Aparte, te das cuentas de que los británicos tienen el gasto en ese tipo de cosas en lo mismo que puedes tener la hipoteca o la ropa. Nosotros ponemos esto a lo último, primero va la ropa, el cole, facturas y si eso me compro un disco. Para ellos es igual de importante. Si han de renunciar a unas zapatillas por un disco, lo harán. La prioridad cultural la tienen mucho más elevada que nosotros. Te das cuenta, y si han de comprar tres, compran tres. Tienen más pasta en el bolsillo que nosotros, eso sí.
54-Para ir terminando, Jordi, voy a hacerte una batería de preguntas sobre ventas, con tu permiso. Qué vende más, ¿La música estatal o la internacional?
Uhm, joder, es que depende...pues seguramente la estatal. Te sorprenderá, pero puedo vender más discos de Blaumut en una semana que de Deff Leppard en todo el año. ¿Sabes lo que te quiero decir?
55-Sí, intuimos que la música alternativa estatal está en forma y lo corroboras.
Si saco un listado anual, verás que he vendido más, pero mucho más, a Silvia Pérez Cruz, o a Fito que a unos Kiss o Black Sabbath. La música catalana, aquí en Cataluña, está muy en boga, con Mishima, el citado Blaumut, Amics de les Arts, todos estos son grupos muy, muy vendedores. Vendo más un Manel nuevo que un Iron Maiden nuevo. Sus lanzamientos son estratosféricos. Y no son grupos especialmente comerciales. Los escuchas y no lo son. Son más del boca/oreja y que han coincidido en una escena al mismo tiempo. Mirando de manera fría los números, es lo que más se vende.
56-Hace poco saltó la notícia en la cual la presencia de la mujer en cabezas de cartel de festivales a nivel internacional este 2015 es anecdótica, casi marginal. ¿Cómo dirías que está el balance cantante masculino/femenino en ventas?
Ostia, fatal. Fatal. De hecho, si quitas un poco las bandas estas de metal sinfónico con chica guapa que canta lírico delante... encuentras pocos ejemplos, ¿eh? O sea, no, no es una cosa que esté precisamente muy en boga. Ya te digo, los Nightwish, los Within Temptation... de todas maneras, no creo que te pares, a la hora de valorar un disco, que cante un hombre o una mujer, d epende más de que el disco sea bueno o malo. Esperemos que sea una cosa momentánea. Dame un disco bueno, me da igual que cante un eunuco o un hermafrodita.
57-Qué vende más, ¿Nirvana o Foo Fighters?
Lógicamente, ahora mismo Foo Fighters. Aunque el fondo de catálogo de Nirvana es incansable. Debes saber que has de reponerlo semanalmente, los In Utero, los Nevermind, los Incestiside...cada semana me traen unidades porque, como digo, es un fondo de catálogo incansable. Y hoy en día está bien de precio. Foo Fighters debe ser, si no la que más mueve, de las que más mueve actualmente. Le puede gustar a un fan de Accept y a uno de Linkin´ Park. Coge todo ese espectro. Es un tío que salió de Nirvana pero que le besa los pies a Lemmy.
58-Pregunta del millón: Qué vende más, ¿Green Day o Blink 182?
No sé los demás, aquí Green Day. Aparte de los dos primeros, más underground, han tenido mucha más trayectoria. Con algún pequeño bajón tras el Dookie, pero es que después del American Idiot es “pam, pam, pam, pam”. Blink 182 es más un momento de mucho, mucho auge, pero con la mala suerte de caer más en lo que es la banda “de moda”. En ese momento puntual, y que ahora, aunque se curraran un disco de la hostia, les costaría. Green Day es una escuela, casi una banda clásica ya. Cuando eres una banda que provoca tatus como banda clásica...Blink 182 tuvo su momento y seguro que vendió en algún momento más que Green Day, pero Green Day mantuvo una línea homogénea y Blink 182... pues bueno, no mueve demasiado hoy en día.
59-Recordando American Idiot, ¿Recuerdas su lanzamiento? Debió ser la leche aquí...
Fue un bombazo. Aparte era una banda que ya nadie daba un duro por ella. Después del otro bombazo del “Dookie”, baja un poco el perfil, sin sacar malos discos, con el Warning siendo más pop que punk, más acústico, que sin ser malo decepcionó a los fans...nadie esperaba ese resurgir en plan Ave Fénix en plan sorpresa... ahora, esperemos, esperemos otro resurgir, porque lo que vino después nos ha parecido flojito. El “21st Century Breakdown” ya fue un punto por debajo, y la trilogía de después, igual. De “American Idiot” te sirven todas las canciones, no la uno, la tres y la cinco.
60-¿S.A. o Kortatu?
Ostia...S.A. Del primer disco. Es cojonudo.
61-¿Vende más Berri Txarrak o Amics de les Arts?
Amics de les Arts, de aquí a Lima. Berri Txarrak nos encanta, pero es que Amics de les Arts venden más que todo. Que The Cure y Michael Jackson. Ahora mismo el pop-folk catalán vende más que cualqueir cosa.
62-Pues nada Jordi, te agradecemos mucho este rato. Nos despedimos y, antes de dejarte los segundos que quieras para decir algo a nuestros lectores, todopunk.com os invita a pasar por calle Tallers número 7 de Barcelona, ya sabéis, a Discos Castelló, todo un ritual.
Sí, y seguirnos en twitter (@castellodiscos), donde informamos de novedades, lo que sale, los lotes de segunda mano... Sobre todo esto último porque es material que vuela muy rápido y tardar tres días te deja sin el producto. Los clientes reclamaban esto, que cuando entraran lotes buenos avisásemos rápido. En twitter avisamos de lo que acabamos de colocar. Pasaros por la tienda , aunque sea por pasar el rato. Estoy seguro que os lleváis algo.
63-¡Mucha suerte, Jordi!
Igualmente. ¡Hasta otra!
  
   
 
rockzonefat wreck chordsrude recordzHopeless recordseffervescence recordscap-Cap productionshfmn crewabsolutepunkpunknewsHassle Records
 
Copyright © 2003-2019 todopunk.com  Todos los Derechos reservados  Condiciones de Uso  Faq  Contacto


  14 Visitantes: 0 Usuarios () || 14 Invitados