Miercoles 12 de Agosto del 2020
 Bienvenido Invitado! ( o Regístrate)
Publicado hace 5 años
Cancer Bats
Crónica de su concierto en Barcelona

El pasado 11 de septiembre tuvimos cita en la Sala Bóveda de Barcelona para, salvo sorpresa, asistir al cierre de celebraciones de Rockzone en su décimo aniversario este 2015. Que fuera el día de la Diada de Catalunya -cuando se preveía una gran movilización ciudadana pocas horas antes-, hacía preguntarnos cómo de público andaría la cosa. Brand New en Cats de Madrid colgaron el sold out, y Every Time I Die en la misma Bóveda -donde parece que nos esperarán las futuras citas de la revista durante mucho tiempo-, fue un espectáculo inimitable pese a no parecer que rebosara el aforo. Como era de esperar, y aunque solo narremos una parte de, esta vez, una gira de más fechas en el resto del país -Cancer Bats han ido de Vitoria a Tenerife en este tour-, el devenir de la tarde en la Ciudad Condal confirmó las buenas sensaciones que la ocasión había ido granjeándose –y que se den eventos así por muchos años más-. Será muy difícil olvidar, y entramos en materia, el recital de las tres bandas que nos ocupan hoy. Con el añadido del amplio protagonismo de la música estatal, que sorprendió gratamente en la interpretación del conglomerado de estilos que conforman la música de This Drama, Wilderness y Cancer Bats. En todo caso, tres bandas con el sello personal asimilado y fidelizado, hábiles tomando influencias de todos lados, desde el punk rock al stoner, pasando por el post-hardcore o el hard rock.



This Drama, casi un clásico teloneando bandas hardcore en nuestro país, encajó como anillo al dedo para abrir el show. Sus estructuras directas se encargaron de soltar las tensiones de la gente que allí nos congregamos en día de descanso, hecho que no impidió disfrutar de una pareja de guitarras que nunca defrauda y traza solos que dan un sello muy inspirador a los temas. Saben cómo dar paisaje al viaje que ofrece la banda -más sucia que el resto del cartel-, mediante un punk rock propulsado a través de una velocidad bastante alta y estribillos pegadizos.

Acto seguido, los catalanes Wilderness deleitaron con su apuesta más atmosférica, pesada y plagada de parajes instrumentales. Fueron la sorpresa de la jornada. Àlex y sus registros desgarrados combinan con el resto de las piezas, pone la guinda en la difícil labor de ejecutar la parte vocal sin ser ésta la prioridad estética de su sonido. Una seña de identidad del trash metal y el stoner -entre otros estilos-, son los pasajes instrumentales, largas secciones sin letra cantada, que se suman a otras para configurar un directo realmente disfrutable. Con un set-list bien amarrado, estuvieron, además, a punto de empalmar todos los temas hasta abarcar los 40 minutos sin pausa, en otro loable logro, pues el aire conceptual de su concierto estaba abstrayéndonos de todo, y golpeando con mucha fuerza. A cambio, vivimos como el bajista Xavi no se relajaba un segundo, gritando agradecimientos y animando una sala Bóveda ya a tres cuartos de llenar, e hizo recordarnos que esto seguía siendo una fiesta a pesar del poso trascendental y un poco épico de Wilderness. Se ganó la simpatía del público en nada y quedan más que apuntados para seguirles bien de cerca.

Llegaba puntual el turno de los protagonistas. Cancer Bats caminaron desde la tienda de merchandising tras charlar toda la tarde con todos los que se acercaban a saludarles, saltaron sin intro ni otro añadido al escenario, agarraron sus instrumentos y empezaron a tocar. Pasaron de la calma más absoluta, a la intensidad más descarnada. Tienen un arsenal considerable moldeado a fuego, yunque y martillo, y han entrenado hasta la extenuación para manejarlo. Point, click, kill. Por un lado, el conjunto es explosivo y corre como la pólvora alimentada por una llama. “True Zero” abrió y ya mostró que Cancer Bats domina el arte de integrarse con el público mientras lo hace vibrar con su música, integrándose en un todo. Que, por ejemplo, Liam puede disparar cada sílaba, afilada, corrosiva, mientras se inclina, aprieta los párpados y va saludando a gente que canta con él las letras. Que el trabajo de estudio se adapta al espectáculo en directo para que sea una estampida de canciones sin descanso. Sí, podríamos decir que Cancer Bats revolucionaron energías, y que se materializaron en algo más corpóreo de lo que quizá uno imaginaba en un principio.

El sonido de la sala estuvo a la altura para que el drenaje de sangre de Schwarzer al resto de miembros que conforman el cuerpo de la banda Cancer Bats fuera eso, sangriento, violento, y a ritmo de latido frenético. En ausencia de guitarra rítmica, Schwarzer da punch y solidez en una sensación de control incuestionable. Una suerte de escudero crucial, en primera línea, para que Middleton dé rienda suelta a sus infinitos recursos. Una sensación de dos velocidades, la rítmica y la melódica, que encajan como el paisaje visto desde la ventana de un tren, con lo más cercano e inmediato yendo a toda pastilla y el resto de planos, el horizonte y los accidentes geográficos mucho más reposados. El tándem consecutivo de “Beelzebub” y “Luzifer's Rocking Chain” fueron las piezas que provocaron más atención y asombro, donde la parte instrumental creció por la bajada de ritmo, ganando espacios rellenados de virtuosismo, justo antes de la recta final.

La última batería de canciones tenía reservada la parte con más homenajes de Liam para el público. Desde vaciladas y coñas a gente con el móvil o repetidores de sus directos, a un emotivo agradecimiento y felicitación a la parte del equipo Rockzone presente por, en resumen, la amistad que les une. Una versión de “Sabotage”, de Beastie Boys, fue el colofón y confirmación de que Cancer Bats sabe lo que es quedar en una sala para que la función vigorosa, efervescente y brava de su música sea la máxima a seguir en la ejecución en directo, incluso importando poco detectar qué canción están tocando o si la misma es de ellos. Es como lo queman todo. Aunque algunos puedan echar de menos algunas sorpresas, el recital que dieron los canadienses en la Bóveda les convierte en banda de cabecera en las visitas a un país que no dudan en elogiar y que, demuestran, les gusta visitar cada vez que pueden.

 Vista: 1067 | Comentarios: 0 | Ver Perfil de Cancer Bats
  • Facebook
  • Twitter
  • email
    No hay comentarios aún. Sé el primero en comentar:
    Necesitas estar logueado!!

DISCO DESTACADO


Dance Gavin Dance
"Afterburner"

ÚLTIMOS COMENTARIOS


  • Maykel
    Rancid
    "...And Out Come The ..."
    Para mi es una obra maestra de punkrock. Pocas bandas pueden presumir de tener un disco perfecto y Rancid, sin ser de mis favoritas, sacaron esta maravilla. Las escalas de bajo brutales.

  • ferpunk..
    Neck Deep
    "Life`s Not Out To Ge..."
    que buen disco . de los mejores de pop punk"moderno" . y ahora ocn el solecito se escucha perfecto.

  • Rabble
    The F-Ups
    ¿Nuevo álbum?
    Como olvidar el Lazy generation sonando en mi play 2 mientras jugaba Burnout, ojala sea cierto el rumor

ÚLTIMAS REVIEWS

8.8
Dance Gavin Dance
"Afterburner"
8.0
The Get Up Kids
"Problems"
7.5
Copeland
"Blushing"
8.9
Danzig
"Danzig Sings Elvis"
7.2
Picturesque
"Back To Beautiful"
8.2
August Burns Red
"Guardians"
7.8
Sum 41
"Order In Decline"
7.6
The Suicide Machines
"Revolution Spring"
8.0
Kvelertak
"Splid"
7.6
Fenix TX
"Fenix TX"
8.5
Burnt Tapes
"Never Better"
7.8
Parkway Drive
"Reverence"
Acceso usuarios

Introduce tu usuario y tu password

Usuario:
Password:
Recordar Login:
Recuperar usuario

Introduce tu usuario y tu e-mail

Usuario:
E-mail: