Sábado 24 de Octubre del 2020
 Bienvenido Invitado! ( o Regístrate)
Publicado hace 4 años
Biffy Clyro
Crónica de su concierto en Barcelona

Es muy complicado calcular cuántas veces han visitado el país los escoceses Biffy Clyro y, más concretamente, Barcelona. De ser teloneros de Bloc Party los primeros años de siglo, han pasado a reventar Razzmatazz. Con cada disco de Simon Neill y los gemelos Johnston, hemos tenido la suerte de acoger su correspondiente gira de presentación. Así, al cariño sobradamente demostrado por el trío a nuestras tierras se añade la música de los Biffy, la cual no solo no necesita presentación, sino que es altamente complicada de descifrar por muy penetrantes que sean sus temas. Personalmente, apostaríamos que la clave del éxito de Biffy Clyro se sustenta, por un lado, en una primera trilogía la cual se ganó al público punk y alternativo, más cañero y menos amigo de las cabezas de los principales festivales de música en Europa; y por el otro, desde Puzzle (2007, mejor disco del año para Rockzone) en adelante, momento en el que los isleños asaltaron el imaginario y cultura de los consumidores más mainstream, ese tipo de oyente que se arrima a todo lo que llene pabellones y hace militancia de ello. Del punk al brit pop, Biffy nos llegan a recordar a los Creedence Clearwater Revival, una de esas bandas que consiguen gustar a todo el mundo. A día de hoy nos resulta complicado encontrar a alguien que nos haya dicho que no le gusta alguna de estas dos bandas. Es el rock con todas las letras: contundencia, melodía, rebeldía y, lo más peligroso, consiguiendo amor incondicional por parte de aquellos que les escuchan. No hay camino de vuelta, el que se hace rockero... Vamos, que nos fastidia mucho criticarles.

Smiley face


Ha dado la casualidad de que, en esta enésima vez que nos acercamos a ver a los Biffy, se han dado una serie de circunstancias que han empañado la experiencia, aunque nos ha ayudado a valorar mucho más lo que son. Lección aprendida: lo malo es útil. Pero antes de encarar la crónica del concierto de Biffy Clyro más frío -por el tiempo- y caliente al mismo tiempo -por los asistentes escoceses- al que hemos asistido, debemos pedir disculpas por no poder presenciar el set de Frank Carter and The Rattlesnakes. Un crimen sin perdón. El Sant Jordi Club está, en efecto, a tomar viento de cualquier casa de Barcelona, y un error de cálculo o cualquier retraso puede fastidiarte la agenda. Si tenéis estadio en vuestra localidad, sabéis lo que se tarda en rodearlo. Está comprobado: puede tardarse tanto como lo que dura el set de un telonero. De nuevo, pedimos disculpas –y en lo personal, nos fastidió bastante, dicho sea de paso-.

Pero bueno, al lío. A Biffy Clyro le precede una fama de directos para enmarcar, contrastada ya para la eternidad. Simon Neil mezcla su peculiar forma de tocar la guitarra, que le llega casi a la barbilla, con sus posturas, pero sobre todo sabiendo trasladar el ‘desorden melódico’ de los temas a los asistentes al concierto. Así, aunque el Sant Jordi Club se les ha quedado grande - ¿serán los 33 pavos que costaba la entrada? -, la batalla estaba servida desde varios frentes. El primero: el amortiguador de sonido que provocan -parece- las dimensiones del club. No somos técnicos, pero esta sala se nos antoja muy alta, muy ancha y muy profunda. Es un pasillo gigante con pinta de recinto de feria. No es un lugar diseñado específicamente para albergar actuaciones en directo, no parece que la acústica haya sido cuidada a tal efecto. Y eso se nota. Nada que ver con las dos Razzmatazz o, incluso, el aire libre de, por ejemplo, Kobetamendi en el BBK de Bilbao. No es la primera vez que el Sant Jordi Club provoca ese efecto. Si añadimos lo que pueda haber pasado con el backline, el resultado fue un largo inicio en el que apenas podíamos escuchar al bajista, James Johnston -asimismo un instrumentista cuya vinculación con el mundo de Biffy Clyro va más allá de los tatuajes compartidos con el resto de la banda-. No ayudó tampoco una intro excesivamente larga y fuera de las composiciones del trío, en detrimento de “Wolves of the Winter”, que de por sí ya ofrece una intro marca de la casa, resultando ser una de las pocas canciones de “Ellipsis” que funcionaron en el set.

Porque el otro handicap fue la sensación agridulce de lo que aporta “Ellipsis” al setlist de valor incalculable de Biffy Clyro. Sí, “Medicine” es una ‘must’ acústica salvavidas para combos como “Black Chandelier” más “That Golden Rule” (momento cumbre de la fiesta y no apto para hombros frágiles); y “Animal Style” es un hit en toda regla, pero es la primera vez que nos da la impresión de que el disco de la gira cojea en comparación al resto de canciones, las cuales se consolidaron rápidamente como clásicos del grupo en su día. El setlist de Biffy Clyro es una jungla en sí mismo, es endogámico. Vaya por delante que “Ellipsis” nos encantó, pero perdió ante las competidoras de su predecesor, y ya no digamos contra el catálogo de “Only Revolutions” y “Puzzle”. Como decimos, cuando el concierto de Biffy Clyro hace clic y caes en la marabunta más bailadora, llega a ser algo impresionante. Por eso, en esta gira vuelven a caer los tres primeros discos, a excepción de “Glitter and Trauma”, inamovible.

Y bendita panda de colgaos la marabunta que citamos. Si no supiéramos que Biffy Clyro llena recintos deportivos y ha encabezado el Reading, afirmaríamos que aún les falta la capacidad de llegar a las gradas, al último de la fila, y hacer sentir su presencia como si estuviesen a pocos metros de los que están más alejados -nos vienen a la cabeza, por ejemplo, Green Day y, sobre todo, Foo Fighters-. El inicio fue frío y raro, y no era porque Simon Neill no estuviera centrado en tocar y en activar al público asistente, precisamente. La pausa para el bis fue efímera y Biffy tocaron, tocaron y tocaron. Hubo para el gusto de todos, y pudimos encontrar gente que se planteó la asistencia como algo tranquilo, un concierto al que acudir en pareja. Tanto es así, que hubo algo fricción entre esas dos formas de entender la tarde. Pero para cuando ganaron los que iban de tranquis, cabe destacar que el público se llevó varias veces la reprimenda de Simon. “Come on!”. Y a tenor de la situación… no, no parece que llegar a varios tipos de público sea un juego sencillo, y la tensión se palpa entre los que quieren sacarle jugo a la oportunidad, cara y poco frecuente, y los que solo les falta el café y los binoculares. Somos consciente que ambas maneras de afrontarlo se molestan la una a la otra. Y casi podríamos decir que es un clásico de todo concierto, especialmente si estás en pista, o si no hay gradas. No obstante, hay que destacar que existen una serie de normas no escritas que hay que tener en cuenta –o quizá aplicar el sentido común, sin más-. Nosotros llevamos yendo a conciertos desde hace casi 20 años, y si no nos apetece bailar, saltar, empujar o ser empujados, no nos plantamos en primera fila. Es una cosa sencilla que se aprende rápido. Es una cuestión de sentido común, como decíamos. Por eso nos sorprenden aún este tipo de roces entre asistentes. En cualquier caso, las canciones de Biffy Clyro acabaron venciendo a todo un cúmulo de imperfecciones y cirsunstnacias, y lograron que la ocasión fuese inolvidable para, esperamos, todos los asistentes.

Nadie tuvo su mejor día, pero, sin embargo, Biffy Clyro volvieron a ofrecernos un directo para enmarcar. El frío se quedó fuera. No perdáis la oportunidad, nunca, de ver a esta banda.

 Vista: 1139 | Comentarios: 3 | Ver Perfil de Biffy Clyro
  • Facebook
  • Twitter
  • email
Necesitas estar logueado!!

DISCO DESTACADO


Dance Gavin Dance
"Afterburner"

ÚLTIMOS COMENTARIOS

ÚLTIMAS REVIEWS

8.2
Silverstein
"A Beautiful Place To Drown"
8.0
New Found Glory
"Forever And Ever x Infinity"
8.0
The Ghost Inside
"Aftermath"
8.8
Dance Gavin Dance
"Afterburner"
8.0
The Get Up Kids
"Problems"
7.5
Copeland
"Blushing"
8.9
Danzig
"Danzig Sings Elvis"
7.2
Picturesque
"Back To Beautiful"
8.2
August Burns Red
"Guardians"
7.8
Sum 41
"Order In Decline"
7.6
The Suicide Machines
"Revolution Spring"
8.0
Kvelertak
"Splid"
Acceso usuarios

Introduce tu usuario y tu password

Usuario:
Password:
Recordar Login:
Recuperar usuario

Introduce tu usuario y tu e-mail

Usuario:
E-mail: