Sábado 28 de Noviembre del 2020
 Bienvenido Invitado! ( o Regístrate)
Publicado hace 3 años
All Time Low
Crónica de su concierto en Barcelona

Aunque Barcelona y Madrid son afortunadas con sus calendarios musicales, no es tan habitual que una banda como All Time Low vuelva a visitarnos en apenas dos años desde el último concierto. Los de Baltimore, un importante termómetro de cómo está la comunidad Pop Punk en España -debido a su popularidad- cambiaron la Apolo de 2015 por Razzmatazz 1 para esta fecha que nos ocupa. Cortesía de L.A. Rock, calentaban motores para los protagonistes de la noche dos bandes que nos dieron una grata sorpresa: Hey Charlie y Creeper. Por problemas de horario, no pudimos presenciar el bolo del trío londinense. Os pedimos disculpes, y aquí os dejamos nuestras experiencias con Creeper y All Time Low.

Como decíamos, dos años más tarde nos encontramos un público más adulto pero igualmente entregado que en Apolo. Creeper se llevará a la tumba el secreto de don para hacer temazos punk y detonarlos con oscuridad, ironía y melancolia, algo capaz de mover a la masa de imberbes que asistía al concierto. Fueron, además, muy explícitos en su afán de expresar que cada concierto puede ser el último, ya que no hay nada más imposible para una banda que un contrato indefinido. Aún así, los de Southampton van a ser cabezas de cartel en Europa dentro de poco, así que muy mal no ha de irles. Es de esas bandas en las que vale la pena dejarse cada céntimo que puedas, porque entienden perfectamente qué busca el aficionado al punk. Solo tenían que recitar medio estribillo para que el público recogiese el testigo y cantara el resto del tema.

Bien organizado el evento, All Time Low salieron puntuales, con sus fieles segudores bien calientitos tras haber hervido en la brea de Creeper. La iluminación y el sonido estaban a la altura de una banda grande, que ha superado las crisis comerciales y personales por las que tantes bandes pasan, y que, salvo sorpresa, tiene la pinta de que se ha consolidado para siempre. Alex Gaskarth volvió a tardar un segundo en clavar sobre las tablas lo que nos sale de los cascos en casa. Sin tener una voz académica, y sí teniendo mucho riesgo de encasillarse, el vocalista promete y cumple su papel siempre con nitidez, fidelidad y sentimiento. Desempeñó a un muy buen nivel la hora y pico que duro la actuación del grupo. “Last Young Renegade”, su disco más reciente, nos despertaba mucha curiosidad, al ser un tipo de disco que podía atraer turistas y convertir el Razzmatazz 1 en un festival veraniego en miniatura -algo que sucedió dos semanas antes con The Maine-. Es un álbum muy personal, y se notó el poso dramático en la escritura de éste. Pero es también una original mezcla de indie, disco y pop-punk, y por eso no nos acabábamos de decantar por dónde iba a ir la reacción del público: o hacia la fiesta con el artista en un papel casi secundario, o más como un homenaje sin descanso de los fans hacia su banda favorita. Ganó la última, pero la lluvia y la dificultad de llenar la sala más emblemática de la ciudad distó a la promotora de colgar el Sold Out.

Si alguno de vosotros no ha querido ir por prejuicios a una banda que suena a guarderías y a guarrerías, deciros que All Time Low es garantía de concierto que hará que cantes y bailes ya en los primeros compases. Tanto si conoces las canciones como si vas pelado. Además, All Time Low parece haber superado la fase de hacer shows pre-envasados y altamente ensayados, y vuelve a los orígenes. El grupo vino a tocar sin parar. “Last Young Renegade” funcionó de maravilla, y donde antaño había dibujos obscenos y parlamentos sobre cosas muy lejanas de la realidad, la gira de este disco permitió a la banda acercarse al oyente medio, premiándolo con desconectar de tantas horas de esfuerzo mental y físico en sus vidas. No faltó, no podía, ese espíritu fiestero, con el pop punk despreocupado y simple de All Time Low. Lo que coloquialmente llamamos momento American Pie.

Si tienes talento para tocar, toca: es un win/win. Y All Time Low se llevan el gato al agua. De ir con reticencias hoy, hemos pasado a querer repetir este mismo verano. Lo pasamos pipa y el grupo llena caja. Que los músicos, el público y los organizadores sean uno, es tan imprescindible como de perogrullo, pero escasea. Facilita lo emocional, que es lo que realmente manda en útima instancia. Solo sobró -otra vez- mantener el inexplicable “espectáculo” de colgar una docena de sujetadores en sendos micrófonos del guitarra y el bajista. Cada pregunta que nos hacemos para que se haga eso nos da una respuesta que nos gusta menos. Sencillamente: no aporta nada. Pero a cambio, se mantiene el rápido y agradecido gesto de Alex cantando unas líneas con un dibujo de algún fan a modo de careta. El resto fueron brevísimos parlamentos y las canciones imprescindibles de la banda. El grupo busca que tengas tus canciones, tal cual las tienes en la calle o en tu habitación, tocadas por sus autores en carne y hueso, sin aliños artificiales. Al final te encuentras una banda con una formación clásica: al margen de Gaskarth, te topas con el bajista cachas que toca sin púa, el batería que va al grano y lo hace polvo, el guitarrista co-frontman y el guitarrista de apoyo –a ver cuándo se deciden a darle más protagonismo-. Y, efectivamente, que la banda no varíe de miembros en diez años, en nuestra humilde opinión, siempre es digno de reseñar.

Un corto –en torno a la hora y veinte minutos, una duración sobradamente conocida...- pero intenso setlist, exprimió los pocos ingredientes que tiene el pop punk; y eso, no fastidiemos, es un logro- para que ya tengamos ganas de la siguiente visita de All Time Low. Porque sobran los motivos: sinceridad, tocar muy bien y tocar mejor los estribillos, que son la clave. La ristra de temazos de estos chicos les debe ocasionar más de un quebradero de cabeza para diseñar su selección en las giras. Faltaron hits, claro, pero en cuanto al disco presentado, más discotequero que rockero, sumergió al público en una refrescante tarde, con un sabor único y unas ganas de bailar que hacía raro al que se apoyaba en la pared. Valen mucho la pena en directo. Merci, All Time Low.

 Vista: 597 | Comentarios: 0 | Ver Perfil de All Time Low
  • Facebook
  • Twitter
  • email
    No hay comentarios aún. Sé el primero en comentar:
    Necesitas estar logueado!!

DISCO DESTACADO


Dance Gavin Dance
"Afterburner"

ÚLTIMOS COMENTARIOS

ÚLTIMAS REVIEWS

8.2
Silverstein
"A Beautiful Place To Drown"
8.0
New Found Glory
"Forever And Ever x Infinity"
8.0
The Ghost Inside
"Aftermath"
8.8
Dance Gavin Dance
"Afterburner"
8.0
The Get Up Kids
"Problems"
7.5
Copeland
"Blushing"
8.9
Danzig
"Danzig Sings Elvis"
7.2
Picturesque
"Back To Beautiful"
8.2
August Burns Red
"Guardians"
7.8
Sum 41
"Order In Decline"
7.6
The Suicide Machines
"Revolution Spring"
8.0
Kvelertak
"Splid"
Acceso usuarios

Introduce tu usuario y tu password

Usuario:
Password:
Recordar Login:
Recuperar usuario

Introduce tu usuario y tu e-mail

Usuario:
E-mail: